miércoles, junio 14, 2006

ETAPA-1: FIGUERAS-CAMPRODON

Vista atrás al Coll de Riu


Descenso a Sadernes entre hayas


Escalada libre en el Barranco de Sant Aniol


Barranco de Sant Aniol


Barranco de Sant Aniol


Barranco de Sant Aniol


Barranco de Sant Aniol


Puente de Sant Valentí


Castefollit de la Roca


Paisaje típico de La Garrotxa


Llegando a Sant Pau de Seguries


Camprodón


SÁBADO 28 DE MAYO DE 2.005

FICHA TÉCNICA

Distancia: 89 kms
Desnivel acumulado positivo: 2.427 m
Desnivel acumulado negativo: 1.520 m
Cota máxima: 975 m
Cota mínima: 43 m
Tiempo de bicicleta: 6 h 40 min
Velocidad media: 13,35 km/h

DESCRIPCIÓN

La carretera que une Figueras con Albanya nos acerca entre vastos campos de cerezos a esta pequeña localidad que nos abre las puertas de los Pirineos y del primer collado importante, el Coll de Riu, con duras rampas justo antes de coronar. Un largo descenso nos sumergirá en el profundo barranco de Sant Aniol. Es fácil que veamos colgados en sus roquedos a intrépidos escaladores que ascienden las moles de piedra buscando vías imposibles.
Pasaremos Sadernes y tras cruzar la carretera de Castefollit de la Roca a Oix, entraremos en La Garrotxa, comarca pirenaica de media montaña. Lo de media montaña es por las cotas que no superan los 1.000 metros aunque tendremos que emplearnos a fondo para coronar el Coll de Carreres con durísimas y largas rampas del 15%. Por si fuera poco, enlaza casi sin descanso con el inicio de la Collada de Sant Pau.
Desde Sant Pau de Seguries rodaremos por una especie de vía verde junto al río Ter, muy frondosa, cómoda y en ligero ascenso. En Camprodón nos espera un merecido descanso. Hay una oferta variada en cuanto a restaurantes y alojamientos ya que esta bella localidad es eminentemente turística. Bañada por el Ter, merece la pena andar por sus callejuelas y contemplar el puente de un solo arco sobre el río.

EN LA BICICLETA

Tras el montaje de la bicicleta y un copioso desayuno, parto a las 11 de la mañana desde Figueras por la carretera de Albanya. Apenas hay tráfico y soy testigo de la recolección de cerezas que abundan en la zona.
Estos primeros kilómetros me sirven de calentamiento para afrontar el primer puerto de la jornada. Voy cogiendo altura haciendo continuos zig-zag y la reducción del peso de las alforjas me permite coronar las duras rampas del Coll de Riu montado en la bicicleta, a diferencia del año anterior en que tuve que desmontar en los tramos más técnicos y pedregosos.
El descenso a Sadernes lo hago casi todo semi-sentado en el sillín para no castigar la rodilla. Tengo verdadero temor a que vuelva a ocurrirme lo del año pasado, teniendo que abandonar la Transpirenaica en el cuarto día por una tendinitis rotuliana.
He corregido unos errores del libro que también aprecié en mi anterior incursión. El GPS ha sido tranquilizador y preciso.
El segundo y tercer puerto de la jornada, el Coll de Carreres y la Collada de Sant Pau, pueden considerarse como uno sólo ya que está uno a continuación del otro. El valle es frondoso y el paisaje muy relajante. Las últimas rampas del Coll de Carreres son durísimas y he tenido que parar en el Hostal Vall d’en Bac a pedir agua para rellenar los bidones. Por suerte, la pasan por un serpentín refrigerante y aprovecho para beber toda la que puedo antes de continuar. Agradeciendo la amabilidad afronto los últimos metros del coll y sigo subiendo hacia la Collada de Sant Pau. Los últimos kilómetros se me hacen eternos y el calor es asfixiante. No paro de beber en toda la jornada y estoy exhausto.
En la collada, punto culminante del día de hoy, consulto en el GPS los datos de la ascensión y me estremezco con el dato de los dos últimos puertos: 36 kilómetros de subida. Sólo aquí podemos encontrar ascensiones tan constantes. Psicológicamente es agotador y afecta al rendimiento del ciclista.
En Sant Pau de Seguries tomo el camino de Camprodón que transcurre paralelo al río Ter por la vega. Es una delicia, casi todo asfaltado como una vía verde.
Por fin en Camprodón, me doy una vuelta por el pueblo, muy bonito y turístico, por cierto, y me instalo en un hostal. Callejeando por el centro, encuentro una tienda de bicicletas y aprovecho para hacer unos ajustes a la bicicleta. No encontraremos tienda en mucho tiempo o tendremos que desviarnos del itinerario para encontrar una, así que repasad el equipo por si necesitáis comprar algún repuesto olvidado de casa.

ALOJAMIENTO

Hostal La Placeta
Tf: 972 74 08 07
Precio: 30 euros (alojamiento y desayuno)
Cómodo y coqueto con una magnífica cocina de autor y excelentes vinos.
Dispone de cochera para la bicicleta y manguera para limpieza.

No hay comentarios: