miércoles, junio 14, 2006

ETAPA-5: LLAVORSÍ-ESPUI

Arestui


Entrando en Arestui


Vista atrás en la ascensión al Coll de Rat


Vista del Pirineo desde el Coll de Rat


Vista del valle del Noguera Pallaresa desde el Coll de Rat


Últimas rampas hacia el Coll de Rat


Coll de Rat


Al fondo, a la derecha camino de Super Espot y a la izquierda a media ladera, el camino de Quatre Pins y la Portella


Espectacular vista desde Quatre Pins


Vista atrás hacia el Coll de Rat


Rodeando el Montsent de Pallars


Vista atrás hacia Quatre Pins


Nueva vista atrás al Coll de Rat


Hacia el Collado del Triador


Pastos de alta montaña del Pallars


Flanqueando las laderas del Montsent


Nacimiento de un arroyo de alta montaña


Lejanía del valle desde las altas cotas


Los arroyos se precipitan al valle a gran velocidad y en pequeñas cascadas


Inmensos pastos de alta montaña


Espui desde el Coll de la Portella


Coll de la Portella


Vista general de la Vall Fosca


Preparado para el descenso a Espui


El descenso a Espui es interminable


Saliendo de la zona de pastos hacia Espui


Espui. Un poquito más cerca


Espui


Central de Cabdella


MIÉRCOLES, 1 DE JUNIO DE 2.005

FICHA TÉCNICA

Distancia: 58 kms
Desnivel acumulado positivo: 1.737 m
Desnivel acumulado negativo: 1.302 m
Cota máxima: 2.250 m
Cota mínima: 784 m
Tiempo de bicicleta: 5 h 30 min
Velocidad media: 10,55 km/h

DESCRIPCIÓN

Etapa de alta montaña en la que atravesaremos las sierras del Pallars, rodeando las laderas de una de sus cimas más importantes: Montsent de Pallars.
Todo el desnivel positivo a salvar en el día de hoy, se realiza en una única ascensión, que sin descanso, nos llevará, por Arestui y Baiasca, hasta el Coll de Rat con rampas de gran desnivel. Desde ahí, ya por encima de la cota 2.000, disfrutaremos de grandes extensiones de pastos de alta montaña con magníficas vistas de 360º de los Pirineos. Dejaremos la pista que lleva a la estación de esquí de Super Espot para rodear la gran mole del Montsent de Pallars, que domina el parque nacional de Aigüestortes, pasando por el refugio de Quatre Pins hasta el Coll de la Portella y de ahí, tras el paso del Triador, lanzarnos en un vertiginoso descenso hacia la Vall Fosca y Espui.
El paisaje que podremos contemplar en el día de hoy es único y singular en toda la travesía con las praderas de alta montaña más grandiosas que hayamos visto en todo nuestro periplo. Seremos testigos del nacimiento de arroyos de alta montaña y la vista alcanzará cientos de kilómetros a nuestro alrededor.

EN LA BICICLETA

Esta es la etapa de alta montaña más indómita que he hecho jamás. Transcurre gran parte de ella por encima de la cota 2.000 y la subida hasta el Coll de la Portella es interminable, casi 40 kilómetros sin dejar de subir ni un solo metro.
La carretera de Arestui se encajona en un barranco tan angosto que hace que pierda la recepción de satélites del GPS. El paso del Coll de Rat me abre las puertas al paisaje de alta montaña más amplio de toda la travesía, dejando atrás la gran masa de pinar.
Rodeando el Montsent de Pallars, me asombran las surgencias y nacimientos de arroyos de alta montaña que se precipitan por los prados en rápidas cascadas.
Me detengo en el refugio de Cuatre Pins para dar buena cuenta de unos bocadillos que llevo en las alforjas. Lo hago con apetito ya que la durísima y larga ascensión, que todavía no ha terminado, ha hecho mella y voy algo planito de fuerzas. Hoy de menú, tortilla de atún y lomo con queso y tomate. Mientras “engullo” por verdadera necesidad, relleno los bidones en el finísimo hilo de agua que cae de la fuente. Después de comer permanezco un rato sentado disfrutando de un silencio “ensordecedor” y fijo la mirada en las cumbres nevadas que hay frente a mí. Me quedaría así durante horas, pero no quiero enfriarme del todo ya que, aunque la pendiente no es como en el Coll de Rat, todavía me quedan unos kilómetros de subida.
La sensación de absoluta soledad y de paz que experimento en el Coll de la Portella hacen que me sienta un verdadero privilegiado, siendo el único ser humano que está disfrutando de este entorno tan salvaje y espectacular.
Llegando al Triador, cambio de vertiente y me asomo a la Vall Fosca. Queda tan lejos, allá el fondo, en la profundidad del valle. Comienzo el descenso. Es divertido, zigzagueante, curvas y contracurvas,..., pero también resulta agotador. Cómo se tiene que bajar por aquí sin alforjas y sin preocuparte por los daños que pueda sufrir la bicicleta.
A las 15:30 estoy en Espui y el siguiente alojamiento está a 43 kilómetros. Demasiada tralla para hoy, así que,..., ¿os lo cuento?. Pues ya lo sabéis, vueltecita turística en bicicleta en busca de acomodo y lavado y engrase de bicicleta. Después, como siempre, una ducha que me deja como nuevo y a recuperar líquidos evaporados durante la jornada. Como tengo tiempo, esta vez doy un largo paseo hasta Capdella pasando por la Central hidroeléctrica. Encuentro a un paisano y me tiro más de media hora hablando con él. Creo que los dos teníamos necesidad de comunicación y aprovecho su conocimiento de la zona para preguntarle sobre el desarrollo de la comarca y sus zonas más turísticas. Me dice que hay un teleférico que sube al Estany Gento desde el pantano de Saliente, pero me queda un poco lejos para ir en bicicleta. No están en la zona muy satisfechos con el paso a través del valle de una aparatosa línea de alta tensión ya que me dice que no han recibido compensación alguna. Le pregunto también por unas grandes explanaciones que me encontré entrando en Espui y me explica que va a ser un campo de golf. Esto parece bueno para el pueblo, ¿verdad?, le pregunto, pero él encoge los hombros como diciendo, “para qué, con lo tranquilo que estaba yo aquí”. Yo también satisfago su curiosidad sobre mi origen y mi destino y nos despedimos. Al regresar a Espui después de mi caminata, vuelvo a verlo junto a unas casas acompañado de otros vecinos que me miran para ver quién es ese ciclista, que anda en solitario por estas tierras, del que seguro que les había hablado.
Estudio la etapa de mañana, ceno y me acuesto después de escuchar la información del tiempo. Parece que volverá a ser otra jornada soleada. De momento estoy teniendo suerte.


ALOJAMIENTO

Casa Sastre
Tf: 973 663066
Precio: 36 euros (alojamiento+cena+desayuno+bolsa de picnic)
Muy acogedor y cómodo con buenos ventanales y magníficas vistas desde la habitación abuhardillada. Cocina excelente y casera.

INCIDENCIAS

Entrando en las primeras casas de Espui, en una rampa muy pronunciada he partido la cadena.

1 comentario:

Jaime dijo...

A este paso te acabaré dejando un comentario en cada etapa...

Que recuerdos me está trayendo leer tu experiencia. Los mismos lugares, los mismos sufrimientos en las mismas rampas, las mismas trazadas en los descensos... Es una ruta increible.

Nosotros también nos dimos un verdadero festín en la cabaña dels Quatre Camins, después de la subida hasta allí, tienes un hambre de siete semanas. Etapa preciosa, subida constante, pero que yo no recuerdo que fuera tan dura en cuanto a pendiente, más bien la recuerdo (o fue mi percepción en un día en que me sentí bien) larga pero suave.

Salud.